top of page

Quiero estar más tiempo con mis hijas


"Trabajo de lunes a viernes todo el día, tengo 2 hijitas la verdad yo quiero emprender, pero no sé cómo empezar, quiero estar más tiempo con mis hijas"

Este es el texto de presentación de mi alumna I.R. y lo primero que tengo que decir es que me siento identificado: yo tomé decisiones empresariales teniendo como prioridad el tiempo de crianza que sentía demandaba mi niño. Desde que nació Mateo, hace más de 11 años, mis decisiones empresariales estuvieron basadas en disponer de tiempo para él. ¿Cuánto tiempo? Todo el necesario. Soy papá soltero, con una muy buena relación con la mamá de mi niño, y; hasta que llegó la pandemia con sus restricciones, estuve tiempo con mi hijo casi todos los días de su existencia. Incluso los viajes para realizar algunos trabajos de consultoría o capacitaciones los aceptaba solo si duraban menos de una semana.

Por eso, los primeros meses de la pandemia para mí ¡fueron terribles! Por primera vez no pude verlo en 18 días. Yo me había mudado cerca su colegio y su mamá vivía como a 30 minutos en auto y no estaba permitido salir. Al día 18 decidí ir a buscarlo, la idea conversada con su mamá, era que esté los siguientes 15 días conmigo.

Fui a buscarlo sin tener el permiso de tránsito. En el camino me pararon unos chicos del ejército o la aviación, no recuerdo bien. Llorando les dije, lo siento, voy a pasar, no veo a mi hijo hace 18 días, no tengo permiso, pero te pido que me dejes pasar. Se me mojan los ojos al recordarlo. Mi determinación fue tan contundente que los soldados solo dijeron, está bien, pase.

Volvamos al tema económico. Mi necesidad de estar con mi hijo exigió que descubra cómo podría producir una cantidad de dinero trabajando un máximo de 4 o 5 horas diarias. Recuerdo que dejé un proyecto muy importante en el que había invertido una buena cantidad de dinero. No puedo con dos hijos -pensé en ese momento. Postergue algunas iniciativas empresariales, sin culpa, cuando uno toma decisiones basado en prioridades la culpa disminuye. Uno está haciendo lo que la prioridad manda y estoy feliz con cómo vivimos estos años y por el resultado de mis decisiones.

Recién ahora he sentido que era tiempo de retomar mi vida empresarial a plenitud. Con mi hijo “grande” vuelvo a mis sueños y a mis proyectos más exigentes, vuelvo a mis ocho horas de trabajo como gerente y líder de mi emprendimiento.


Ok. Luego de este preámbulo vuelvo al testimonio de I.R., mi consejo es el siguiente:

1. Escribe el monto que recibes con tu sueldo de empleada. Ese sueldo es la primera cifra que le tienes que pedir a tu idea de negocio. Exígele a tu mente pensar cómo ganarías por lo menos la misma cantidad de dinero para empezar.

2. Escribe el número de horas que inviertes en el trabajo (incluidas las horas que te toma ir desde tu casa a tu centro laboral).

3. Divide el sueldo entre la cantidad de horas. Ahí tendrás datos objetivos para tomar decisiones.

El negocio que pongas debe procurarte los mismos ingresos personales (ojo, no ventas porque vas a asumir costos), lo que queda para ti debe ser mayor a lo que recibes hoy de ingresos y ese dinero debes producirlo en el número de horas que decidas dedicarle a tu negocio. En mi experiencia, reconvertí mi emprendimiento para poder ganar más con menos horas, sacrifiqué crecimiento, inversiones en marcha y se pudo.

En resumen, se puede. Tienes tus prioridades y vas a actuar en función a ellas. Ahora a exigirle a la cabeza, pensar, capacitarse, aprender a pensar de esta manera y tomar decisiones que te hagan feliz y con dinero.

De eso se trata el curso MUJER PRÓSPERA y me alegra que estés dentro I.R.

56 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page