top of page

"El personal que contrato no sabe hacer las cosas"

Una queja reiterada del pequeño empresario es que el personal que contrata no sabe hacer las cosas o le cuesta hacer las cosas siguiendo el método y los pasos que el propietario o la propietaria desean.

Mi respuesta siempre es: haz tu escuelita. Si las personas que vas a contratar no saben hacer las cosas como a ti te gustan, fórmalos tú. Enséñales a hacer la cosas bien. Lamentablemente las escuelas no están formando como se debe, muchas personas están capacitándose en cursos rápidos y terminan teniendo conocimientos muy básicos y, en muchos campos de alta demanda laboral, ni siquiera hay escuelas que formen al personal que quiere trabajar.

Por otro lado, los emprendedores son básicamente empíricos. Tampoco tienen formación para manejar su negocio y menos métodos de trabajo escritos, procesos bien sistematizados, recetas claras, entonces, es complicado para el trabajador saber qué es lo que quiere su jefe.


Les quiero poner un ejemplo de cómo plantearse la capacitación al personal tomando como anécdota que hace poco le enseñé a mi hijo de 11 años a pintar con rodillo y brocha.

No lo hice consciente, pero este fue el proceso:

1. Ponerse de acuerdo en lo que se va a hacer y cómo se va a hacer, en este caso le encargue elegir el color y decidimos juntos que pintar. 2. Hicimos la lista de compras, pensamos bien en qué necesitamos para no ir y volver varias veces porque nos olvidamos de algo. 3. Ir a hacer la compras, completar la lista en un solo viaje, no conseguimos todo en un solo lugar así que completamos la lista yendo a dos tiendas más. 4. Puse énfasis en ser metódico, teníamos que garantizar que el trabajo sea pulcro, proteger las zonas que no deben mancharse de pintura, arriba, abajo, a los costados, fuimos detallistas en ello. Lo importante es hacer bien las cosas y para ello hay que preparar todo. 5. Hacer de la tarea un disfrute, que no parezca un castigo o algo pesado. 6. Terminar la tarea de un solo golpe, trabajar parejo. 7. Limpiar la zona de trabajo. El lugar de trabajo debe quedar pulcro. 8. Limpiar los materiales de trabajo. Todo se vuelve a usar, así que el instrumental y los materiales deben estar listos para el siguiente. 9. Ordenar todo y volver todo a su sitio. Ahí recién concluye el trabajo. 10. Apreciar y celebrar lo bien que quedó todo.

Compartir responsabilidades, dar confianza, saber que estás enseñando y que están aprendiendo, ser paciente con el error si acaso se yerran, estar ahí, hacer la tarea juntos, ser ejemplo, no dejarla encargada porque podría parecer un castigo. En una pequeña empresa, así como en la crianza, el trabajador necesita saber que tú, el dueño estás comprometido.

36 visualizaciones0 comentarios