top of page

A grandes cambios, grandes oportunidades

Juan Infante




¿Optimismo, desconcierto o miedo frente al futuro? En mi caso, pasé por el desconcierto el año pasado y ahora vivo construyendo el optimismo. Sé que una o más revoluciones van a influir la forma como me gano la vida para bien o para mal. Trabajaré para que sea para bien. Estoy trabajando en ello desde el año pasado. Comprender de qué van los cambios y luego aprender a utilizarlos a mi favor. 


Mantra 1: Soltar

Estoy dispuesto a aprender de lo nuevo y a soltar lo que ya no funciona, debo repetirme esto como un mantra, hay que aprovechar las facilidades que dan las nuevas tecnologías. Jugar con ellas como un niño. Probar, fallar, aprender. Las nuevas tecnologías hacen todo más fácil e invitan a que uno haga más por sí mismo, pero soy consciente que para hacerla bien lo que uno no hacía, tengo que aprender y para aprender uno tiene que entregarle tiempo al estudio y a la experimentación.


Mantra 2: Oportunidades

Tendré los ojos bien abiertos, porque los grandes cambios que se vienen generarán grandes crisis y estas crisis generarán grandes oportunidades. Ese es mi segundo mantra.

A los gigantes los grandes cambios le vienen mal. No son ágiles y sus equipos están muy cómodos con la manera que hacen las cosas, el cambio es incómodo, por lo general duele y, por tanto, rara vez es bienvenido dentro de una organización. 

Hoy las grandes empresas son las ranas dentro de la olla y el agua ya está más que tibia. Algunas se adaptarán, otras serán sancochadas. Me queda claro que se abre un espacio delicioso para innovar y aprovechar la ola del cambio. Ahí reside mi optimismo.


Mantra 3: Velocidad para el cambio

Tomaré riesgos, me moveré antes que las olas de cambio arrasen conmigo. Si todo cambia, yo cambio (tercer mantra). Ya tengo suficiente información de por dónde viene la cosa y no es uno, son varios frentes.

Ya he vivido en carne propia lo brutal, dramático y veloz con que un cambio se puede manifestar. La pandemia puede ser un ejemplo, pero como lo vivimos todos, no lo hemos reflexionado tanto, nos echamos a correr para recuperar el tiempo perdido sin pensar en aprender de lo vivido. Lo que escribí y sugerí en la pandemia a miles de emprendedores sigue vigente. Mientras más cerca mejor. Los clientes evitarán grandes desplazamientos.

Yo el año pasado estaba viviendo confortablemente en un balneario y pensaba quedarme ahí varios años y un huaico me hizo vivir un éxodo y un cambio radical de planes. Comenzar todo de nuevo, de nuevo. Volví al centro de la ciudad luego de estar cerca 6 años viviendo en los bordes de la misma.


Mantra 4: Locomotora

El aumento de las temperaturas es una realidad. Es un cambio duro y gigantesco, ya afecta, pero afectará la vida de todos. Debemos hacer muchas cosas en todos los campos y rápidamente, no hay suficientes empresas siendo locomotoras que permitan adaptarse con velocidad al cambio. Yo debo ser una locomotora, mi organización también (cuarto mantra).

Son muchos los campos de cambio. ¿Cuál es el principal? cada quién tendrá su orden personal, pero la verdad los cambios atacarán por varios frentes.

Quisiera escribir más al respecto, pero ya está larga esta reflexión, pero si te interesa el tema, te invito a participar de esta clase. Toda la info en la web de Fábrica de Empresarios https://www.fabricadeempresarios.com/vitaminao




97 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page