top of page

#8M La lucha continúa



La lucha continúa

Mejorar las condiciones laborales sigue siendo una batalla femenina necesaria en el Perú. Hay avances, muy tímidos, pero el camino por recorrer es bastante más largo.

Hay montones de temas por resolver, muchos que aún ni siquiera están calentando para entrar al debate y a los que la sociedad, las empresas y el Estado les tenemos que meter diente.

El universo del trabajo se da en estos espacios

· Empleo fijo, trabajar para una empresa, otra persona.

· Ser independiente, brindar un servicio, auto emplearme.

· Ser emprendedora, montar un negocio, manejarlo.

· Ser empresaria, liderar una organización, tener gente a cargo.

· Y, también, en casa.

En el empleo fijo, las condiciones laborales son todas iguales y no responden a necesidades específicas de las mujeres, y; si queremos una sociedad más equilibrada en los temas, por ejemplo, de la crianza, tampoco de los hombres.

Una mujer que es mamá independiente, que cría sola a sus hijos, no tiene una oferta laboral diferenciada y debería tenerla. En el mercado formal, le ofrecen un trabajo de ocho horas y en el mercado que se encuentra fuera de las normas laborales (el llamado mercado informal de trabajo) generalmente, el horario es más largo, 10, 12, y, en algunos casos, incluso más.

Sumemos las horas de traslado y lo que tenemos es un infierno: 10, 12, 14 horas fuera de casa. ¡Una locura! Más si pensamos en las necesidades de afecto y atención de los niños.

En mi experiencia, aunque el salario sea menor, funcionan los horarios más, siempre y cuando, el centro laboral sea en mi mismo vecindario. Dos o tres turnos de cinco horas, dan la posibilidad de emplear a más mujeres y, también, varones del vecindario. Esa podría ser una política que integren a su agenda los gobiernos locales, el ministerio de Trabajo y los legisladores: una política de empleo local priorizando a las mamás y papás solteros y emparejados.

La oferta de servicios para darles tranquilidad emocional y aliviar las tareas de cuidado y crianza y así potenciar las tareas de las trabajadoras, las independientes y las emprendedoras son indispensables, por ejemplo, los horarios de la escuela pública y los wawa wasis / cuna más, así como los servicios de salud.

Indispensable es también que los municipios aprendan a atraer inversiones de empresas que generen empleo en su distrito y promuevan el crecimiento de sus emprendimientos locales. El trabajo a corta distancia de la casa es un concepto que los gobiernos locales deben incorporar como política.

La mujer emprendedora lleva una vida muy sacrificada. Emprender no es tan sencillo y la mayoría de emprendedoras ingresa sin conocimiento previo, iniciando un negocio para trabajar en él y no para convertirlo en empresa. Muchas al final, terminan trabajando muchísimas horas, sin vida personal ni familiar, con más ingresos, pero con muy malas condiciones laborales.

Tenemos que romper los vicios actuales de los emprendimientos y esto tiene que ver con educar a las emprendedoras (y emprendedores) y con brindarles servicio de asesoría, asistencia técnica, acompañamiento para el cambio tecnológico, desarrollando un mercado de trabajo con gente capacitada adecuadamente y con programas de crédito a tasas de interés que permitan invertir en mejoramiento de infraestructura y adquisición de maquinaria y mobiliario. Los gobiernos locales deben promover la ampliación de locales y el aprovechamiento de los espacios públicos para fomentar la economía local.

Las empresarias tienen que ser faro, alumbrar el camino de las emprendedoras, compartir sus experiencias y recibir soporte para su consolidación. Necesitamos celebrar a toda mujer que ha logrado éxito en el mundo empresarial. Ponerles los reflectores para para que sean ejemplo y motivación para otras.

Y en todo ámbito tenemos que hablar de paridad en casa, de compartir las tareas mitad y mitad. Tenemos que reducir la enorme inequidad en la distribución de las tareas del hogar y crianza. Esa podría ser un reto en el que muchos nos comprometamos y que podría generar resultados desde ya. Escuelas por todos lados que reeduquen a los varones y nos entrenen en nuestras responsabilidades hogareñas.

Mujeres ¡hay una gran revolución por hacer!

29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page